La alimentación de una chinchilla se compone básicamente de pienso, heno, alfalfa y agua.

 

Comedero
Comedero

Se les procura pienso nuevo cada día tirando el sobrante y limpiando los comederos.

Bebedero
Bebedero

Con los bebederos haremos lo mismo. Limpio y con agua fresca a diario. Si el agua de nuestra ciudad es buena les pondremos agua del grifo y si no lo es, agua mineral embotellada.

Es buena cosa tener dos bebederos por jaula, por si acaso se rompe o atasca alguno y nos pilla fuera de casa.

El pienso de mis chinchillas se compone de pellets Oxbow y jrFarm; aproximadamente tres partes de Oxbow por una de jrFarm.

Es importante que el pienso sea en forma de pellets ya que la mixtura favorece que coman lo más "apetecible" para ellos dejando lo que les alimenta más. 

El heno se repondrá a diario tirando también lo que haya sobrado del día anterior. Será lo más verde y fresco posible y la alfalfa se la daremos cada tres días para un correcto aporte de calcio.

A las hembras preñadas o lactantes se les ofrecerá a diario.

Chuches
Chuches

Nunca se debe dar un alimento a una chinchilla sin consultar antes.

Las chuches vienen muy bien para socializarlas, pues son muy golosas, pero siempre y todo con mucha precaución.

En el siguiente apartado del menú tenéis más información.