REPRODUCCIÓN

Tener bebés en casa es una de las experiencias más bonitas por las que he pasado. Es alucinante ver lo buenas madres que son estos animalitos (y también buenos padres). Os animo a vivirlo, pero siempre con toda la información y con mucha responsabilidad. No se trata sólo de juntar un macho con una hembra sin más; hay que tener en cuenta un montón de cosas.

 

A TENER MUY MUY EN CUENTA

Hay que tener sobre todo mucha responsabilidad si decidimos criar chinchillas.

Lo más importante que hay que saber:

Cuando la hembra da a luz se produce un celo postparto en el que, si no separamos al macho, se puede volver a quedar preñada. Es un riesgo innecesario, es un trabajo muy grande para la madre estar preñada formando en su interior a una, dos o tres pequeñas chinchilas y dando de mamar a varios bebés a la vez, es mucho desgaste de calcio para ella y no digamos si no separamos nunca y va encadenando sucesivos embarazos y partos.

Es necesario separar al padre en cuanto se produzca el nacimiento o, si no vamos a estar en casa, unos días antes. Puede darse el caso de que, cuando vayamos a unirles de nuevo a los diez días que se recomienda la separación, la hembra no quiera al macho y le ataque, con lo que deberíamos esperar a volver a juntarles pasados los dos meses hasta el destete volviendo a hacer un protocolo de unión desde el principio.

Esto pasa con madres muy protectoras...no pasa siempre pero hay que tener en cuenta que puede pasar.

Lo normal es que den a luz sin problemas pero puede que la hembra no sea capaz de parir por juventud, malnutrición o demasiados o grandes bebés. Hay que acudir al veterinario urgentemente; le practicará una cesárea y no podrá volver a tener bebés nunca. La factura del veterinario, al tratarse de exóticos será elevada.

Al ser unos animales delicados no comerá por sí misma los primeros días, tendremos que alimentarle nosotros....no todas salen adelante.

Tampoco es lo normal pero puede que la hembra no tenga leche o no sea nutritiva con lo que deberemos alimentar con bibes a los pequeños cada dos horas las primeras semanas día y noche para sacarles adelante.

Bueno, estos son las posibles situaciones que se pueden dar. Si tenemos cuidado y atención, los riesgos de que pase cualquiera de estas cosas se reducen considerablemente.

 

Si aún así estás decidido a criar, adelante, es una experiencia maravillosa.

 

 

CELO Y CORTEJO

El celo de las hembras se suele producir cada 28 días aproximadamente. Veremos que el cono está rosita y segrega una sustancia blanquecina.

Es fácil de determinar porque el macho estará nervioso intentando montarla y barrerá el suelo con la cola en un baile muy gracioso y emitirá unos sonidos muy particulares.

El celo dura dos o tres días, pero sólo en unas pocas horas la hembra será receptiva al macho y se dejará montar. 

Las montas suelen producirse por la noche y es frecuente que al día siguiente encontremos el tapón copulatorio como el de la fotografía.

 

Tendremos muy en cuenta que sólo habrá un macho por jaula con varias hembras si nos parece, pero sólo un macho por jaula pues en los celos de las hembras se matarían por ellas.

 

 

EMBARAZO

Si se produce la monta es muy muy probable que a los 111 días veamos corretear por la jaula a una, dos, tres chinchillas en miniatura. Se conocen partos hasta de 6 gazapos, son menos frecuentes, siendo lo normal que tengan dos o tres bebés completamente formados y correteando desde el primer momento.

No es conveniente que se queden preñadas antes de los 8 meses y con un mínimo de 480 gramos de peso. Si se queda preñada antes, el embarazo no le permitiría completar su propio crecimiento pues tendría que destinar su aporte de calcio para formar a sus crías.

Por eso le procuraremos alfalfa a diario y un poco más de pienso de calidad pues comen más. La alfalfa es un aporte de calcio excelente y natural; teniéndola a diario no necesitan piedras minerales ni nada más.

La avena en grano o en copos es muy nutritiva y calórica. Yo les doy una cucharadita pequeña cada tres días, les viene muy bien. 

No hay que suprimir los paseos pero sí vigilar que no haya alturas desde las que se pueda caer y hacerse daño. 

Hacia el final de la gestación veremos que se traslada a la base de la jaula y que se pasa casi todo el día tumbada de lado. Si nos fijamos bien veremos a los gazapos moverse en la tripa.

 

PARTO

 

 

El parto se produce habitualmente a primeras horas de la mañana o a lo largo de ésta. Entre gazapo y gazapo pueden pasar o bien veinte minutos o bien varias horas.

Nos aseguraremos de que la nueva mamá expulse la placenta. Veremos que se la come, le aportará nutrientes y estimulará la subida de la leche.

Siempre, siempre, dejaremos tranquila a la mami; no le importará que la observemos, pero la dejaremos en su jaula hasta que todo termine. Después si le tocamos la tripita nos aseguraremos de que esté blanda.

No hay que decir que ante cualquier complicación que veamos acudiremos rápidamente al veterinario.

Siempre separaremos al padre si puede ser antes del nacimiento pues las hembras tienen un celo postparto y podrían quedarse nuevamente preñadas. Es un esfuerzo muy grande para ellas estar lactando y gestando a la vez, se desgastan muchísimo.

Procuramos que el padre esté en contacto visualmente con la hembra y sacarles en los paseos bajo supervisión constante para que no sea complicado juntarles nuevamente. Con una semana será suficiente.

Tampoco pueden darse baños de arena desde 10 días antes del parto hasta 10 días después; al tener abierta la vagina puede introducirse arena y provocar una infección.

 

 

 

 

 

LOS BEBÉS

Es necesario pesarles a diario durante al menos dos semanas para comprobar que la mamá tiene leche y les alimenta, que además es nutritiva. El primer día es normal que pierdan algún gramo porque tarda en bajarles la leche pero después deberán coger de 2 a 6 gramos diarios dependiendo del número de gazapos y de la calidad de la leche de la madre.

El destete se produce con dos meses de edad como mínimo; no se les separará de la madre hasta esa edad y con un peso de más de 230 gramos.

LACTANCIA

Si las camadas son de dos gazapos no suele haber problemas, pero estaremos atentos a las de tres o más bebés. Sólo dos de las tetillas de las hembras son más productivas y es frecuente que los gazapos se peleen llegando a hacerse heridas en ocasiones muy serias.

En cualquier caso pesaremos a diario a los bebés comprobando que van cogiendo peso...en las camadas más numerosas es conveniente ayudar con bibes de leche para gatitos.

Es muy buena la marca Novopet y la mezcla de Lacta Diet con papilla de cereales de bebés sin gluten.