EL CALOR

Las chinchillas no soportan una temperatura superior a 26 º, pueden morir de un golpe de calor.

Lo ideal es tener aire acondicionado pero si no se dispone de él se puede bajar la temperatura en su jaula unos grados.

Latas de metal con acumuladores de frío dentro (azules para las neveras portátiles) que iremos cambiando cada poco tiempo para conservar siempre la lata fresquita, día y noche en las noches de más calor. Veremos cómo las chinchillas se suben encima o se tumban al lado para refrescarse. Todas las que podamos meter en la base de la jaula.

Mucho cuidado de que no las puedan abrir, yo las pongo con la tapa bocaabajo, el líquido que tienen dentro los acumuladores puede ser tóxico si lo roen y lo rompen.

 

Un ventilador lo más cercano posible que les refresque pero que no les moleste demasiado con botellas con hielo delante para dar más frescor que también iremos cambiando según se vayan deshelando.

 

Tener la precaución en la casa de mantener cerrado en las horas de más calor y con las persianas bajadas, ventilaremos por la noche.

No es conveniente sacarles al paseo pues se acaloran enseguida. No sudan, sólo pueden regular su temperatura por las orejas y las patas; cuando veamos que las orejas se les ponen rojas tendremos que estar alerta, es que están acalorados.

 

En ciudades demasiado calurosas puede que no baste con estos remedios y necesiten aire acondicionado; tendremos en cuenta ésto antes de adquirir una chinchilla si estamos en esta circunstancia. 

GOLPE DE CALOR

La chinchilla está "raramente" apática y al andar se tambalea, no se tiene en pie. Es un golpe de calor y en el 90 % de los casos mortal.

Si nos damos cuenta a tiempo de lo que sucede y actuamos deprisa podemos salvar su vida.


Cogeremos un tupper o recipiente donde quepa el animalito y le meteremos dentro con bolsas de hielo o lo que se tenga a mano que esté congelado (una bolsa de verdura, etc.); cerramos siempre dejando una ranura por la que pueda respirar y esperamos que se recupere. En cuanto veamos que puede tragar intentaremos darle acuarius con una jeringuilla (sin aguja, claro está) por vía oral y a temperatura ambiente, no helado del frigorífico.


Siempre acudir al veterinario lo más pronto posible para que compruebe que se ha recuperado y que está hidratado.